El Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) inició sus actividades en 1969 con el propósito de colocar en el centro del desarrollo los desafíos y problemas de la población. Desde 19XX, trabaja en el Perú para asegurar que cada embarazo sea planeado, cada parto sea seguro y cada joven alcance su pleno potencial.

El UNFPA logra su misión trabajando para que todas las personas, especialmente mujeres y jóvenes, tengan acceso a servicios de salud sexual y reproductiva de alta calidad que les permitan ejercer su derecho a decidir cuántos hijos tener y cuándo tenerlos, su derecho a tener embarazos seguros y a tener hijos sanos, y su derecho a gozar y comprender su sexualidad y a vivirla libre de temores, con salud y sin violencia.

Nuestro foco de acción se encuentra en cuatro áreas principales:

  1. Salud sexual y reproductiva (salud materna/perinatal, planificación familiar y prevención y atención de ITS, VIH y SIDA), incluyendo educación integral de la sexualidad.
  2. Derechos humanos e igualdad de género (violencia basada en género, incluyendo la violencia sexual y el enfoque de masculinidades).
  3. Juventud (participación e incidencia, desarrollo de oportunidades, prevención y atención del embarazo adolescente, protección de madres menores de edad y prevención del matrimonio infantil).
  4. Población (desarrollo de instrumentos sociodemográficos para la planeación del desarrollo, aprovechamiento del bono demográfico, prevención y atención del envejecimiento poblacional, y migración y desarrollo urbano/rural).

El potencial y los desafíos del Perú

  • El Perú es un país multiétnico y multicultural, con un 24% de población que se autodefine como indígena y un 3%, afrodescendiente.
  • 27% de su población es joven, aunque el envejecimiento poblacional está avanzando sostenidamente.
  • Las inequidades en el país son persistentes. Existen importantes desigualdades de ingresos, género, generacionales, étnicas, culturales y territoriales.
  • 1 de cada 5 peruanos aún es pobre. Las poblaciones andinas y amazónicas son más afectadas por la pobreza y la presencia del Estado en el territorio es heterogénea.
  • Muchas mujeres mueren dando vida por causas evitables. Ello debido a que el acceso a la salud sexual y reproductiva se ve obstaculizado por barreras territoriales, legales, étnicas y culturales. Por ejemplo, en la Sierra se dieron 152.6 muertes maternas por cada 1,000 nacidos vivos entre 2002 y 2011, mientras que en Lima Metropolitana llegaron a 50.6 durante el mismo periodo.
  • Existe un bajo uso de métodos anticonceptivos modernos. Se encuentra entre los más bajos de América Latina, estancado en alrededor del 50% de las mujeres unidas en edad fértil desde el 2000.
  • El embarazo en adolescentes ha aumentado. 1 de cada 7 adolescentes es madre o está embarazada, 1 de cada 5 en la Sierra y cerca de 1 de cada 3 en la Selva. Al 2015 se registraron 4 madres menores de 15 años por día y 11 madres de 15 años de edad.
  • Brindar oportunidades a los y las jóvenes es una condición para aprovechar el bono demográfico. En 2014, el 16.9% de los jóvenes de 15-29 años de edad no trabajaban ni estudiaban.
  • Persisten altos niveles de violencia basada en género. 7 de cada 10 mujeres han sido víctimas de violencia física, sexual o psicológica por parte de sus parejas al menos una vez.
  • El Censo 2017 será crucial para el seguimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y para mapear brechas de desarrollo. El país continuará fortaleciendo así su Sistema Nacional de Estadística.
  • El Perú es altamente vulnerable a los desastres de origen natural. Más de 10 millones de personas han requerido asistencia humanitaria en los últimos 15 años.