Quiénes somos

El Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) inició sus actividades en 1969 con el propósito de colocar en el centro del desarrollo los desafíos y problemas de la población. Desde 19XX, trabaja en el Perú para asegurar que cada embarazo sea planeado, cada parto sea seguro y cada joven alcance su pleno potencial.

El UNFPA logra su misión trabajando para que todas las personas, especialmente mujeres y jóvenes, tengan acceso a servicios de salud sexual y reproductiva de alta calidad que les permitan ejercer su derecho a decidir cuántos hijos tener y cuándo tenerlos, su derecho a tener embarazos seguros y a tener hijos sanos, y su derecho a gozar y comprender su sexualidad y a vivirla libre de temores, con salud y sin violencia.

Nuestro foco de acción se encuentra en cuatro áreas principales:

  1. Salud sexual y reproductiva (salud materna/perinatal, planificación familiar y prevención y atención de ITS, VIH y SIDA), incluyendo educación integral de la sexualidad.

  2. Derechos humanos e igualdad de género (violencia basada en género, incluyendo la violencia sexual y el enfoque de masculinidades).

  3. Juventud (participación e incidencia, desarrollo de oportunidades, prevención y atención del embarazo adolescente, protección de madres menores de edad y prevención del matrimonio infantil).

  4. Población (desarrollo de instrumentos sociodemográficos para la planeación del desarrollo, aprovechamiento del bono demográfico, prevención y atención del envejecimiento poblacional, y migración y desarrollo urbano/rural).

El potencial y los desafíos del Perú

  • El Perú es un país multiétnico y multicultural, con un 24% de población que se autodefine como indígena y un 3%, afrodescendiente.

  • 27% de su población es joven, aunque el envejecimiento poblacional está avanzando sostenidamente.}

  • Las inequidades en el país son persistentes. Existen importantes desigualdades de ingresos, género, generacionales, étnicas, culturales y territoriales.

  • 1 de cada 5 peruanos aún es pobre. Las poblaciones andinas y amazónicas son más afectadas por la pobreza y la presencia del Estado en el territorio es heterogénea.

  • Muchas mujeres mueren dando vida por causas evitables. Ello debido a que el acceso a la salud sexual y reproductiva se ve obstaculizado por barreras territoriales, legales, étnicas y culturales. Por ejemplo, en la Sierra se dieron 152.6 muertes maternas por cada 1,000 nacidos vivos entre 2002 y 2011, mientras que en Lima Metropolitana llegaron a 50.6 durante el mismo periodo.

  • Existe un bajo uso de métodos anticonceptivos modernos. Se encuentra entre los más bajos de América Latina, estancado en alrededor del 50% de las mujeres unidas en edad fértil desde el 2000.

  • El embarazo en adolescentes ha aumentado. 1 de cada 7 adolescentes es madre o está embarazada, 1 de cada 5 en la Sierra y cerca de 1 de cada 3 en la Selva. Al 2015 se registraron 4 madres menores de 15 años por día y 11 madres de 15 años de edad.

  • Brindar oportunidades a los y las jóvenes es una condición para aprovechar el bono demográfico. En 2014, el 16.9% de los jóvenes de 15-29 años de edad no trabajaban ni estudiaban.

  • Persisten altos niveles de violencia basada en género. 7 de cada 10 mujeres han sido víctimas de violencia física, sexual o psicológica por parte de sus parejas al menos una vez.

  • El Censo 2017 será crucial para el seguimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y para mapear brechas de desarrollo. El país continuará fortaleciendo así su Sistema Nacional de Estadística.

  • El Perú es altamente vulnerable a los desastres de origen natural. Más de 10 millones de personas han requerido asistencia humanitaria en los últimos 15 años.

Qué estamos haciendo

Hemos iniciado nuestro IX Programa de País 2017 – 2021, un acuerdo de cooperación entre el Estado peruano y el UNFPA que sienta las bases de su asistencia técnica para el desarrollo. Es producto de un ejercicio de priorización estratégica que parte de los desafíos y necesidades más importantes que enfrenta el país para asegurar los derechos humanos, especialmente los derechos sexuales y reproductivos.

El Programa de País tiene como objetivo fundamental contribuir a que todas las personas accedan a una salud sexual y reproductiva de calidad que contribuya con su desarrollo integral en igualdad de oportunidades para hombres y mujeres. Para ello, busca lograr un impacto sustantivo para alcanzar cuatro resultados estratégicos:

 

Cómo trabajamos

Trabajamos como catalizadores para la acción y la abogacía mediante alianzas con gobiernos, agencias de las Naciones Unidas, organizaciones de la sociedad civil y el sector privado para contribuir a asegurar la salud y los derechos reproductivos de las personas. En el Perú, brindamos asistencia técnica, llevamos a cabo acciones de abogacía e incidencia, y movilizamos recursos con ese propósito.

Logros destacados que el Perú ha alcanzado con el apoyo del UNFPA

La asistencia del UNFPA da buenos resultados. De la mano con nuestros aliados, hemos alcanzado notables avances, como los siguientes:

  • La cobertura de servicios de salud sexual y reproductiva se ha ampliado.

  • La prevención y atención de emergencias obstétricas ha mejorado.

  • Se ha dinamizado la respuesta multisectorial para atender el embarazo en adolescentes.

  • Las políticas públicas que promueven los derechos de las mujeres, jóvenes, adolescentes y adultos mayores han incorporado estándares internacionales de derechos humanos

  • Se ha fortalecido la respuesta multisectorial para prevenir y atender la violencia basada en género.

  • Se cuenta con datos sociodemográficos sobre la situación de la población en situación de vulnerabilidad para mejorar el ejercicio de sus derechos.

  • El sistema estadístico nacional se ha fortalecido.

  • Las capacidades de gestión regional para la respuesta a emergencias se ha fortalecido y se ha incorporado la salud sexual y reproductiva en los planes de respuesta a emergencias.

  • Las redes y organizaciones juveniles cuentan con mayor capacidad para liderar y participar en el diálogo político en torno a sus derechos.