Artículo Principal

Asegurar el futuro de las niñas peruanas de 10 años es una inversión clave para el desarrollo del Perú

3 Noviembre 2016
Asegurar el futuro de las niñas peruanas de 10 años es una inversión clave para el desarrollo del Perú

LIMA, Perú - En la actualidad, existen 280 mil niñas peruanas de 10 años. Según proyecciones del UNFPA, realizadas en base a estadísticas del INEI, de continuar las tendencias actuales, en 5 años, 109 mil de estas niñas no terminarán la secundaria en la edad esperada, 11 mil se unirán o casarán antes de cumplir los 15 años y 4 mil serán madres antes de esta edad, lo cual limitaría seriamente sus oportunidades de progreso.

Las niñas en la pubertad y adolescencia enfrentan numerosos impedimentos que pueden truncar el desarrollo de su potencial, como el retraso y abandono escolar, la sobrecarga de trabajo doméstico, la exposición a la violencia, física, sexual y psicológica, el alto riesgo de maternidad temprana, el limitado acceso a consejería y métodos anticonceptivos cuando lo requieren, y la mayor dependencia económica y menor acceso al mercado de trabajo, entre otros.

“Al 2030, un cuarto de la población de estas niñas de 10 años ya se habrá unido o casado, y una quinta parte habrá sido madre antes de cumplir los 18 años. Por eso, es crucial mirar a la generación de 10 años de edad, con un enfoque de curso de vida y desplegar o reforzar las políticas públicas que garanticen su protección y el desarrollo de las capacidades que son necesarias para llegar a la vida adulta en mejores condiciones”, remarcó Elena Zúñiga, Representante del UNFPA en el Perú.

En la presentación del Estado de la Población Mundial 2016 “10 Nuestro futuro depende de las niñas que cumplen esta edad decisiva” se enfatizó la importancia de incrementar las inversiones para el desarrollo integral de las niñas que inician la adolescencia -en temas clave como una educación de calidad que incluya la educación sexual , una atención integral en salud y la prevención de la violencia- en el marco de una estrategia para promover sus derechos y el bienestar colectivo de la población.

Durante el lanzamiento del informe se llamó la atención sobre la necesidad de continuar las inversiones realizadas en las primeras etapas de la vida de estas niñas una vez que inician la adolescencia para promover su transición saludable hacia la vida adulta y su inserción en la vida productiva, y evitar el retroceso en los importantes avances logrados por el país en aspectos como la disminución de la pobreza y el acceso a la educación.


Tomando en consideración el potencial de las niñas de 10 años y los riesgos sobre los cuales alerta el informe, la Sra. Ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Ana María Romero, expresó el compromiso de su sector por asegurar el bienestar de esta población. “Seguiremos firmes en asegurar los derechos humanos de las niñas y adolescentes para que culminen sus estudios secundarios, tengan una información oportuna sobre su sexualidad y puedan estar protegidas de la violencia, el embarazo en adolescentes y la trata de personas”, manifestó.

 A su vez, la Sra. Presidenta del Congreso, Luz Salgado, reconoció los importantes avances normativos logrados en las últimas décadas y coincidió en la necesidad de redoblar esfuerzos para implementar las leyes y lograr su cumplimiento. “Es importante además trabajar con las familias y los profesores y hay que lograr con la educación que las adolescentes tengan otras alternativas y metas”, expresó.

Cecilia Chujutalli, Presidenta de la Organización Juvenil “Líderes en Tiempo Libre”, declaró que para lograr los cambios necesarios es importante que las niñas adolescentes sean vistas como sujetos de derecho y que exista un trabajo articulado en los diversos sectores, así como trabajar con las familias y los profesores para ofrecer un entorno de confianza y comunicación a los y las adolescentes en aspectos relacionados con su sexualidad y desarrollo. “Hay que enfatizar la educación sexual en las escuelas, la prevención de la violencia y la implementación de la Ley de Reinserción Escolar”, añadió.

Carlos Eduardo Aramburú, Profesor Principal del Departamento de Ciencias Sociales de la Pontificia Universidad  Católica del Perú, expresó que muchas veces los adultos niegan que los adolescentes tienen sexualidad y no se reconoce la importancia de que ésta sea afectiva, saludable y placentera. En esta línea, Martín Vegas, Consejero y Miembro del Consejo Directivo del Consejo Nacional de Educación, declaró que un gran desafío pendiente es lograr cambios culturales respecto a la mirada sobre la sexualidad, la violencia y los derechos humanos de los niños, niñas y adolescentes y destacó la importancia de atender las necesidades de las niñas rurales

Estadísticas clave

En el mundo

  • Nueve de cada 10 niñas de 10 años viven en países en desarrollo: una de cada cinco en la India, y una de cada ocho en China.

  • Cada año de educación adicional, puede incrementar en 11,7% el salario de las niñas en su vida posterior (comparado con un 9,6% para los niños). Sin embargo, 16 millones  de niñas de 6 a 11 años de edad nunca irán a la escuela, el doble de los niños del mismo grupo de edad.

  • Si todas las niñas de 10 años de edad que abandonan los estudios o no asisten a la escuela en los países desarrollo completaran la educación secundaria, impulsarían un dividendo anual de 21 mil millones de dólares.

  • El 10% de las niñas de 5 a 14 años de edad dedican más de 28 horas de trabajo doméstico por semana, el doble que los niños. Tres de cada cuatro niñas trabajadoras no son remuneradas.

  • Se estima que 47,700 niñas contraen matrimonio antes de los 18 años de edad.

En América Latina y El Caribe

  • Hay aproximadamente 5.3 millones de niñas de 10 años de edad.

  • Más del 90% de los países cuenta con una política, estrategia o programa dirigido a promover la igualdad del acceso de las niñas adolescentes a la educación y un 78% de las niñas asisten a la escuela secundaria.

  • Del 10% al 20% de los jóvenes menciona haber mantenido su primera relación sexual antes de cumplir los 15 años.

  • El 19% de las niñas adolescentes de la región están unidas o casadas. Las jóvenes son más vulnerables a una serie de problemas de salud sexual y reproductiva, como el embarazo en la adolescencia, los abortos en condiciones de riesgo, las infecciones de transmisión sexual, incluido el VIH, la violencia de género, el acoso y la violación.

  • El riesgo de morir por causas relacionadas con el embarazo es hasta tres veces mayor en adolescentes menores de 15 años que en mujeres mayores de 20 años.

En el Perú

  • Existen alrededor de 280,000 niñas peruanas de 10 años, según el INEI.

  • Diariamente se registran 15 nacimientos de madres de 15 o menos años, según la RENIEC; 4 de menores de 15.

  • 1 de cada 3 de estos nacimientos se registran en Lima Metropolitana, Loreto y San Martín.

  • 14 de cada 100 adolescentes peruanas han estado embarazadas. Esta estadística no ha descendido en los últimos 20 años.

  • 8 de cada 10 adolescentes embarazadas peruanas abandonan la escuela, según registro del MINEDU.

  • Entre aquellas adolescentes que sólo terminaron primaria, 1 de cada 3 estuvo embarazada (37.9%); entre las más pobres, 1 de cada 4 (24.9%), al igual que entre las adolescentes de la Selva; mientras que entre aquellas que provienen de zonas rurales, 1 de cada 5 (22.5%).

  • 8 de cada 10 adolescentes de 12 a 17 años ha sufrido violencia física o psicológica por parte de alguna persona con la que vive, según la ENARES.

  • Semanalmente, las adolescentes peruanas menores de edad dedican 8 horas más que sus pares hombres a las tareas domésticas no remuneradas.

Acerca de UNFPA

UNFPA, el Fondo de Población de las Naciones Unidas, es la agencia de la ONU dedicada a contribuir a un mundo donde cada embarazo sea deseado, cada parto sea sin riesgos y cada persona joven alcance su pleno desarrollo.

UNFPA amplía las posibilidades para que tanto mujeres como jóvenes gocen de vidas productivas y saludables. Trabajamos en alrededor de 150 países en los que reside alrededor de 80 por ciento de la población mundial. Trabajando con el sector gubernamental y a través de alianzas estratégicas con otras agencias del Sistema de Naciones Unidas, la sociedad civil y el sector privado, buscamos hacer una gran diferencia en la vida de millones de personas, especialmente aquellas que se encuentran en condiciones de exclusión.

Más información