Noticias

Autoridades de alto nivel se comprometen a acelerar los esfuerzos y fortalecer el trabajo conjunto para la prevención del embarazo en adolescentes

28 Octubre 2015

LIMA, Perú - “Necesitamos que las niñas y sus problemas sean visibles porque son el futuro de los países y de la humanidad. Hemos avanzado en educación y en salud, pero todavía no logramos disminuir el embarazo en adolescentes”, reconoció la Ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Marcela Huaita.

Con motivo del Día Internacional de la Niña, el Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP) y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) realizaron el Foro de Alto Nivel para la Prevención del Embarazo en Adolescentes, donde se analizó la dimensión de esta problemática y cuáles son las intervenciones y estrategias que dan resultados para prevenirla, de acuerdo con las evidencias. El foro fue organizado en conmemoración del Día Internacional de la Niña, iniciativa presentada hace cuatro años por Canadá, Perú y Turquía ante la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Participaron del evento, autoridades de alto nivel de los sectores de Mujer y Poblaciones Vulnerables, Desarrollo e Inclusión Social, Salud y Educación. Además, contó con las presentaciones de Jorge Rodríguez, especialista de la CELADE, División de Población, de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL); y Ximena Luengo, experta de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile.

Como resultado, decisores de políticas públicas de diversos sectores del Estado renovaron su compromiso para incrementar y acelerar los esfuerzos orientados a prevenir y atender el embarazo en adolescentes, y trabajar articuladamente con el sector público y privado, y con la participación de las y los adolescentes en la búsqueda de soluciones.

El embarazo en adolescentes peruanas: una preocupante realidad

Durante los últimos 20 años, el embarazo en adolescentes se ha mantenido en alrededor del 15% a nivel nacional. Sólo en 2013 se registraron más de 1,100 nacimientos de madres entre los 12 a 14 años de edad, lo que equivale a al menos tres cada día, muchas veces como consecuencia de abuso sexual. El embarazo y el parto ponen en riesgo la salud de la adolescente y su bebé, y limita radicalmente el ejercicio de sus derechos a la educación, el empleo y a vivir una vida libre de violencia y discriminación.

Así lo explicó la Representante del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), Elena Zúñiga, quien reconoció además los avances en las políticas públicas para abordar esta problemática, destacando la aprobación del Plan Multisectorial para la Prevención del Embarazo en Adolescentes, la formulación del Eje 3 de la Estrategia Incluir para Crecer, así como de la reforma del currículo educativo. Durante la inauguración del evento, hizo un llamado para no ser indiferentes ante este problema e incrementar los esfuerzos desde todos los ámbitos de la sociedad y sectores de gobierno para hacerle frente.

“Hoy es momento de acelerar los esfuerzos para dotar a las niñas peruanas de los instrumentos que requieren para posponer un embarazo. Es momento de incrementar la inversión para implementar las estrategias que han probado ser efectivas, como fortalecer el rol protector, socializador y educativo de la familia; facilitar el tránsito de las niñas a la escuela secundaria y que la concluyan; garantizar la educación sexual integral, asegurar que todos los adolescentes que lo requieran puedan acceder a servicios de salud amigables, a información sobre salud sexual y reproductiva, y a anticonceptivos en caso lo requieran; y combatir la violencia sexual y la discriminación contra la niñas, así como la desigualdad de género”,  remarcó.

Cuestión de derechos

La Embajadora de Canadá, Gwyneth Kutz, mencionó que es necesario asegurar los derechos humanos de las niñas y adolescentes, como su derecho a una vida sana e instruida, a poder vivir sin sufrir abuso sexual o verse obligada a un matrimonio o unión temprana que no desea. “Las niñas tienen derecho y tienen una voz. Debemos escucharlas”, concluyó.

En este sentido, Jorge Rodríguez, especialista de la CELADE, hizo hincapié en que la atención y prevención del embarazo en adolescentes es un asunto de derechos de las niñas y adolescentes. “Se trata de un tema de derechos porque no son embarazos planeados. 69.4% de las adolescentes peruanas que han estado embarazadas no deseaban ser madres de acuerdo con la ENDES 2014”.

Complementariamente, el Embajador de Turquía, Ferda Akkerman, reconoció la importancia de invertir en el empoderamiento y el ejercicio de los derechos de las niñas, y expresó su preocupación por la tasa de embarazos en adolescentes peruanas. “Esta realidad no es consecuencia de una decisión o elección personal. Por eso, debemos asegurar que las niñas tengan una transición saludable y segura a la adultez con educación sexual integral y acceso a servicios de salud e información pertinente”.

La clave: mayor inversión, intervenciones combinadas y trabajo articulado

Las autoridades, embajadores y especialistas convocados coincidieron en subrayar la importancia de incrementar la inversión y trabajar coordinadamente para prevenir y atender el embarazo en adolescentes, e implementar intervenciones combinadas que han mostrado ser efectivas como asegurar su permanencia en la escuela, que reciban una educación de calidad que incluya la educación integral en sexualidad, el acceso a información y métodos anticonceptivos para quienes lo requieran, y que se garantice su participación efectiva.

La Ministra de Desarrollo e Inclusión Social, Paola Bustamante, explicó las estrategias que implementa su sector para prevenir el embarazo en adolescentes y atender a las adolescentes embarazadas para que continúen su educación, en particular el Eje 3 de la estrategia Incluir para Crecer y el programa nacional Juntos que buscan asegurar el acceso y la permanencia de las adolescentes en la escuela. “Hay que pensar en las niñas de manera conjunta y articulada para responder a esta situación y seguir trabajando en la prevención y en que no dejen de ir a la escuela”, puntualizó.

Ximena Luengo, experta de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, enfatizo que existen estudios sobre la efectividad de las intervenciones para la prevención del embarazo en adolescentes que sustentan la importancia de implementar acciones combinadas en distintos niveles. “Para la reducción del embarazo antes de los 20 años de edad, es importante ofrecer intervenciones que combinen programas de educación sexual, promoviendo el uso de anticonceptivos entre los adolescentes para reducir las tasas de embarazo, y mantener a las adolescentes en las escuelas”, recomendó.

La voz y el poder transformador de las adolescentes

Durante su exposición, la Ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Marcela Huaita, resaltó el rol central de la participación de niños, niñas y adolescentes, y del trabajo articulado del Estado, así como la participación del sector privado. “Debemos poner en práctica los planes en los diversos sectores y lograr que tanto el sector público como el privado se involucren en la búsqueda de soluciones, asegurando la participación de las niñas y adolescentes”, remarcó.

Las Representantes del Consejo Consultivo de Niños, Niñas y Adolescentes, Rosalí Juscamaita Tito (Ayacucho) y María Inés Roque Manihuari (Ica) solicitaron que se acelerase la implementación de medidas para prevenir el embarazo en adolescentes, situación que reconocieron como un desafío prioritario en la agenda de desarrollo de las niñas y adolescentes.

Además, resaltaron la importancia de la comunicación en el hogar, de contar con servicios de salud diferenciados que atiendan las necesidades de las adolescentes, de la educación sexual y de información y acceso a métodos anticonceptivos y del involucramiento y preparación por igual de hombres y mujeres adolescentes. “Se debe invertir más en la adolescencia porque somos un grupo demográfico muy importante en el país, porque pronto tomaremos las decisiones y porque en esta etapa de la vida la sexualidad es clave”, concluyó Rosalí Juscamaita.

Datos sobre el embarazo en adolescentes peruanas

  • Según un reciente reporte del INEI, sobre la base del Registro de Hechos Vitales del MINSA, en el 2013, ocurrieron 1,114 partos en este grupo poblacional, lo que equivale al menos a tres al día.

  • Los embarazos en adolescentes menores de 15 años muchas veces están asociados a violencia sexual. Una adolescente embarazada menor de 15 años tiene el doble de riesgo de morir y mayores complicaciones para su salud y la de su bebé que una mujer adulta en la misma condición.

  • En el Perú, la maternidad en adolescentes (12 a 19 años) alcanza casi el 15% de las mujeres y afecta principalmente a las menos educadas, a las más pobres y a quienes viven en zonas rurales, según estadísticas del INEI.

  • Entre 2005 y 2013, 11,272 adolescentes peruanas, menores de 15 años, quedaron embarazadas de acuerdo con los Registros de Hechos Vitales del MINSA, analizados por el INEI. Se estima que 10 a más adolescentes peruanas menores de 15 años fallecen anualmente como consecuencia de un embarazo.

Galería de imágenes del evento