Usted está aquí

Guía técnica de servicios remotos para la atención integral de casos de violencia basada en género: asegurando justicia, protección y bienestar para las sobrevivientes de VBG en contexto de emergencia nacional.

 

 

La violencia basada en género constituye un problema de salud pública, un asunto de derechos humanos y una de las más frecuentes formas de discriminación.  En el Perú, de acuerdo a la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (ENDES), en el año 2019, el 57.7% de las mujeres en el Perú ha sufrido al menos algún tipo de violencia de parte de su pareja, en algún momento de su vida. Y, sin embargo, solo el 29.5% de mujeres que sufrieron maltrato físico buscaron ayuda en alguna institución. 

Estas cifras revelan que resulta especialmente necesario asegurar que los servicios públicos de protección, justicia y bienestar para las víctimas de violencia, se constituyan como espacios seguros para la recuperación de la salud mental, física y reproductiva de las mujeres afectadas por diversas formas de violencia. 

Esta tarea no es sencilla y la pandemia de la COVID-19 ha agravado la situación de violencia que sufren muchas mujeres y complejizado la posibilidad de prestar atención oportuna, multidisciplinaria y efectiva para ellas. Sobre todo, debido a las restricciones de movilidad, el temor al contagio, la convivencia con el agresor, la restricción de servicios presenciales, entre otros factores.

En el Perú, durante el estado de emergencia por el COVID-19, la violencia basada en género no se ha detenido. Entre el 16 de marzo y el 31 de agosto del año 2020 se registraron: 121 254 llamadas solicitando ayuda a través de la Línea 100 del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP), 10 840 consultas a través del Chat 100, 17 016 casos de violencia atendidos por el Equipo Itinerante de Urgencia (EIU) y el Servicio de Atención Urgente (SAU). El 86% de las agresiones fueron contra mujeres, se presentaron 2 702 casos de violación sexual, de los que 2 034 fueron contra niñas, niños y adolescentes, además de 49 feminicidios.

En una crisis de salud pública, como la actual pandemia, al implementarse las medidas de distanciamiento social y restricciones de movimiento para frenar los contagios, las personas que enfrentan diversos tipos de Violencia Basada en Género pueden ver limitadas sus posibilidades de acceso a servicios de atención,  como los que establece el Paquete de Servicios Esenciales para la Atención de Mujeres y Niñas que sufren Violencia.

Frente a ello, las herramientas tecnológicas pueden desempeñar un rol importante para la adaptación de los servicios. La tecnología permite adaptar los servicios presenciales a servicios remotos de atención a las sobrevivientes de violencia e implementar respuestas adecuadas al contexto de pandemia, colocando al centro de la atención: las necesidades, derechos, seguridad, confidencialidad y protección de las mujeres que sufren violencia. 

Por tanto, resulta especialmente importante contar con herramientas que permitan protocolizar la atención que se brinda a los casos de violencia en el marco de un servicio remoto, así como fortalecer las competencias técnicas de los/as gestores/as de casos bajo esta modalidad.

En este contexto, la Oficina Regional para América Latina y el Caribe del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA LACRO) elaboró la “Guía Técnica de servicios remotos. Atención psicosocial especializada para sobrevivientes de violencia basada en género”. A partir de este documento regional, la oficina del Fondo de Población de las Naciones Unidas en el Perú (UNFPA-Perú) ha desarrollado la “Guía técnica para la implementación de servicios remotos para la atención integral de casos de violencia de género: una versión amigable y adaptada al contexto y legislación peruana”, con el propósito de brindar al personal a cargo de la gestión de casos y actores clave orientaciones técnicas para asegurar atención integral (socio legal, de salud, justicia y bienestar) de las mujeres que sufren violencia de género. 

En el marco del mes de noviembre, en el que se conmemora el Día Internacional para Erradicar todas las formas de Violencia contra la Mujer, la Oficina de UNFPA Perú renueva su compromiso de seguir trabajando por lograr que ninguna mujer sufra violencia, como una condición indispensable para asegurar el Desarrollo Sostenible de los Estados y el máximo aprovechamiento del potencial de las mujeres. 

 

 

 

Revisa este video sobre la guía técnica de servicios remotos elaborada por UNFPA en Peru