Usted está aquí

Sumando esfuerzos para prevenir la violencia de género y el embarazo adolescente en áreas rurales

LIMA, Perú - Ministerios de Educación, Salud, Mujer, Inclusión Social y Cultura -integrantes de la Comisión Multisectorial de Fomento de la Educación de las Niñas y Adolescentes Rurales- se comprometieron a mejorar la articulación e implementación de políticas públicas dirigidas a brindar una educación de calidad a las niñas y adolescentes de áreas rurales, y a prevenir embarazos durante esta etapa de la vida en el marco del “Encuentro Nacional para la Educación de las Niñas y Adolescentes de Áreas Rurales”.

15 de cada 100 adolescentes han estado embarazadas en el Perú; 1 de cada 5, en zonas rurales; y 1 de cada 4 en la Selva. El 60% de estos embarazos no fueron planificados. Según registros del Ministerio de Salud (MINSA), diariamente se dan 3 nacimientos de madres menores de 15 años; en muchos casos, en contextos de violencia. Esta situación se agrava entre las adolescentes rurales, en situación de pobreza o que hablan lenguas indígenas, afectando seriamente el ejercicio de sus derechos y sus oportunidades para desarrollarse.

Es particularmente preocupante la recurrencia de segundos embarazos durante la adolescencia en el Perú, cuando las adolescentes deberían tener mayor acceso a información y métodos anticonceptivos para prevenirlos. Cerca del 13% de madres adolescentes, lo son por segunda vez. Así lo enfatizó Elena Zúñiga, Representante del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA). “Cuando una adolescente queda embarazada suele perder sus oportunidades para estudiar y formarse para transitar satisfactoriamente a una vida adulta. El embarazo no es un resultado de su decisión, sino de una serie de circunstancias fuera de su control que reproduce condiciones de desventaja y de desigualdad”, acotó.

En esta línea, María del Carmen Santiago, a cargo de la  Dirección General de Niñas, Niños y Adolescentes del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP), aseveró que el embarazo limita las posibilidades de las adolescentes de elegir lo que quieren ser. “Uno de los derechos fundamentales de las adolescentes es estar informadas, y no puede haber una buena decisión sin información”, explicó. Complementariamente, Daniel Aspilcueta, Coordinador Nacional Estrategia Sanitaria Salud Sexual y Reproductiva del MINSA recordó que “los y las adolescentes tienen derechos y es obligación del Estado brindar atención a la población vulnerable y a todo aquél que lo necesite”.

Como cierre del evento, un grupo de líderes adolescentes dieron a conocer sus opiniones y aportes para mejorar la prevención del embarazo en adolescentes y de  la violencia en la escuela. Propusieron que las y los profesores trabajen estos temas mediante el uso de materiales amigables y con ternura; que se fomente la participación de los alumnos y alumnas, así como de padres y madres de familia en los talleres, fortaleciendo la confianza y la comunicación; y que se incluya la prevención del embarazo en adolescentes en la malla curricular como una unidad de trabajo a desarrollar, entre otras sugerencias.

El encuentro fue organizado por la Comisión Multisectorial integrada por el Ministerio de Educación (MINEDU), Ministerio de Salud (MINSA), Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables (MIMP), Ministerio de Cultura (MINCUL), el Consejo Nacional de Educación y la Comisión Nacional por los Derechos de las Niñas, Niños y Adolescentes, con el apoyo del UNFPA, UNESCO y UNICEF.

El desafío por superar

  • Según Aspilcueta, en 2015 se atendieron más de 39 mil gestantes adolescentes.

  • 4 de cada 10 adolescentes de zonas rurales que hablan una lengua nativa han estado embarazadas.

  • 6 de cada 10 adolescentes han iniciado su vida sexual antes de los 18 años.

  • Mayoritariamente, las adolescentes que han estado embarazadas expresan que no fue producto de una decisión planificada (60%).

  • 86 de cada 100 adolescentes rurales no tienen acceso a métodos anticonceptivos modernos.

  • Sólo el 8% de madres adolescentes continúan en la escuela.

  • 1,960 casos de violencia escolar se reportaron entre 2013 y 2014, según el sistema Especializado de Atención en Casos sobre Violencia Escolar del MINEDU.