Usted está aquí

Buenas prácticas para combatir la violencia hacia niños, niñas y adolescentes

LIMA, Perú - El evento contó con la participación de funcionarios públicos, autoridades, representantes de la sociedad civil, academia y diversas organizaciones del Sistema de las Naciones Unidas, de países como Ecuador, Colombia, Costa Rica, República Dominicana y el Perú.

El encuentro internacional  “Prevención de la Violencia contra Niños, Niñas y Adolescentes en Contextos de Frontera ofreció un espacio para compartir buenas prácticas para contribuir a fortalecer la prevención de la violencia hacia niños, niñas y adolescentes en las zonas de frontera  de los países de Perú y Ecuador. El evento fue organizado por Unicef, el Centro de Atención Integral a la Niñez, la Adolescencia y la Familia, y la Pontificia Universidad Católica de Ecuador.

Asimismo, el encuentro contribuyó a difundir metodologías exitosas para la prevención de la violencia que afecta a niños, niñas y adolescentes, específicamente para la provincia costera de Esmeraldas, donde el 49.7% de la población vive en situación de  pobreza, alrededor del 40% son afrodescendientes  y la vulnerabilidad ante la violencia es alta, particularmente en la zona de frontera con Colombia.

Con este objetivo, UNFPA Perú presentó el Programa “Mi Comunidad”, iniciativa liderada por adolescentes de Ayacucho y Ucayali que logró poner en agenda la necesidad de adoptar cambios sociales positivos relacionados con el ejercicio de la salud sexual y reproductiva, relaciones más equitativas  de género y la promoción  de sus derechos, a través de las comunicaciones y el edu-entretenimiento.

Adolescentes requieren información y orientación para el cuidado de su salud sexual y reproductiva, y para prevenir embarazos no planificados.

 

A su vez, UNFPA Ecuador compartió la metodología “Para Hacerlo – Rurankapak” que tiene como objetivo informar y sensibilizar a adolescentes y jóvenes sobre sus sexualidades, derechos y la prevención de embarazos con un enfoque intercultural. Dicha herramienta contó con la participación de jóvenes de organizaciones sociales de las provincias de Esmeraldas, Sucumbíos y Orellana, de funcionarios de las Direcciones Provinciales de Salud de estas zonas de influencia, del UNFPA y de Sendas.

Otras iniciativas peruanas compartidas fueron la experiencia comunitaria de prevención de la violencia en la región del Callao – Lima, llevada a cabo por la Defensoría Urbana de José Botterín, organización de voluntarios del barrio del mismo nombre; y la experiencia del abordaje integral de la explotación sexual de niñas, niños y adolescentes asociada al turismo, implementada por la Fundación Renacer y UNODC en la triple frontera de Brasil, Colombia y Perú.

El intercambio, debate  y diálogo sobre buenas prácticas y experiencias exitosas es fundamental para mejorar las estrategias de prevención y atención de la violencia contra niños, niñas y adolescentes, generar comunidades de aprendizaje y continuar avanzando a favor de políticas y programas integrales que respondan a esta compleja problemática desde un enfoque multisectorial,   de derechos humanos, género e intercultural.

Más información: