Noticias

Mujeres sobrevivientes de violencia recibirán kits y atención gratuita en servicios de salud

22 Marzo 2019
En promedio, 72 mujeres son violentadas sexualmente cada día. 83 % de ellas son menores de edad, de acuerdo con registros del Ministerio Público.

Ellas requieren servicios de salud, acceso a justicia, protección y recuperación integral. Una acción fundamental en respuesta a esta situación es que los establecimientos de salud cuenten con los medicamentos e insumos disponibles para la atención clínica de la violencia sexual, en todos los niveles. 

En vista a ello, el Ministerio de Salud (Minsa) aprobó una directiva sanitaria (RM N° 227-2019/MINSA) para que los establecimientos de salud a nivel nacional dispongan de kits gratuitos para la atención de casos de violencia sexual contra la mujer. Los kits incluyen dispositivos médicos y productos farmacéuticos y sanitarios esenciales para atender a las sobrevivientes de violencia. La directiva constituye un insumo importante para la formulación de la guía técnica de prevención y atención de la violencia contra la mujer en el sector salud que viene trabajando el Minsa con apoyo del UNFPA.

La atención en caso de violencia sexual en los que se usen los kits será gratuita. Se implementará en los establecimientos de segundo y tercer nivel de forma inmediata, y en los establecimientos de primer nivel de atención en un plazo no mayor de tres meses a partir de su aprobación. Antes de la directiva, los kits sólo estaban disponibles en los centros de salud de nivel I-4 y hospitales (establecimientos de salud de mayor complejidad). Ello dificultaba el acceso a estos servicios, exponiendo a las víctimas a embarazos por violaciones y enfermedades de transmisión sexual incluyendo el VIH.

El Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), en coordinación con el Ministerio de Salud, viene implementando los Paquetes Iniciales Mínimos de Servicios (PIMS) en situaciones de emergencia para la atención de la salud reproductiva y la violencia basada en género. Los PIMS incluyen kits para prevenir morbimortalidad materna y neonatal, reducir la transmisión del VIH, prevenir y tratar las consecuencias de la violencia sexual y planificar servicios integrales de salud reproductiva.

Más información