Usted está aquí

Adolescencia y juventud

Tiene por objetivo lograr que las políticas, programas y presupuestos nacionales incorporen un férreo compromiso con los derechos sexuales y reproductivos y el desarrollo integral de adolescentes y jóvenes, capitalizando el bono demográfico con el que cuenta el Perú.

 

Sus estrategias están destinadas a: 

  • Visibilizar y priorizar las necesidades y propuestas de adolescentes y jóvenes, especialmente de quienes están en situación de especial protección, en las políticas y programas nacionales de desarrollo, abogando por mayor inversión en estos grupos etarios.
  • Incrementar la disponibilidad de educación sexual integral y de servicios de salud sexual y reproductiva, en tanto se consoliden como intervenciones efectivas para reducir el embarazo adolescente.

Para cumplir su objetivo, esta área trabaja en la eliminación de barreras legales para que más adolescentes y jóvenes puedan beneficiarse del ejercicio de sus derechos sexuales y reproductivos; el fortalecimiento de la educación sexual integral en el currículo nacional de educación básica; y, la ampliación del acceso a consejería y anticoncepción por parte de las y los adolescentes que lo requieren.

También aporta al diálogo político basado en evidencia en torno a la promoción de la problemática del embarazo adolescente, las uniones tempranas y la violencia de género, que afecta a niñas y adolescentes; así como al afianzamiento del liderazgo de las juventudes y su articulación con otras organizaciones de la sociedad civil.

 

  • Posicionamiento en la política pública de las necesidades y demandas de adolescentes y jóvenes en materia de derechos sexuales y reproductivos: Política Nacional de la juventud al 2030, Proyecto Educativo Nacional al 2030, Currículo Nacional Educación Básica, Norma Técnica de Salud y Planificación Familiar 2017.
     
  • Disponibilidad de buenas prácticas basadas en evidencia para la ampliación del acceso a anticoncepción moderna para adolescentes que lo requieren, en servicios de salud públicos amigables y de calidad.
     
  • Disponibilidad de datos y evidencia que contribuyen al posicionamiento de la agenda adolescente y joven en el diálogo político y en la agenda pública, con énfasis en la problemática del embarazo adolescente, las uniones tempranas y las violencias basada en género.
     
  • Fortalecimiento del liderazgo y vocería de la diversidad de juventudes en la demanda del pleno cumplimiento de sus derechos sexuales y reproductivos y su articulación en redes nacionales y regionales, principalmente, bajo la estrategia ¡Juventudes Ya! para fortalecer su rol de incidencia y vigilancia social.

Reconocer los derechos de las y los jóvenes implica tomar en cuenta que la vivencia de su sexualidad contribuye al desarrollo pleno de su personalidad. El UNFPA contribuyó de manera sustantiva a suprimir la barrera legal que penalizaba las relaciones sexuales consentidas entre adolescentes. Se logró obtener un fallo favorable del Tribunal Constitucional con la participación y vocería de jóvenes líderes y de organizaciones de la sociedad civil.