Población y desarrollo

Información sociodemográfica de calidad para tomar mejores decisiones

Asegurar el desarrollo sostenible sólo es posible con una planificación basada en evidencia y que tenga como preocupación fundamental el bienestar de las personas. Por ello, los procesos de toma de decisión, tanto en el sector público como en el privado, requieren información estratégica y fidedigna sobre las tendencias demográficas y las características de la población. Ello coadyuva a una mejor planificación, asignación de recursos financieros y seguimiento de una gestión basada en resultados.

Información sociodemográfica de calidad para tomar mejores decisiones

Asegurar el desarrollo sostenible sólo es posible con una planificación basada en evidencia y que tenga como preocupación fundamental el bienestar de las personas. Por ello, los procesos de toma de decisión, tanto en el sector público como en el privado, requieren información estratégica y fidedigna sobre las tendencias demográficas y las características de la población. Ello coadyuva a una mejor planificación, asignación de recursos financieros y seguimiento de una gestión basada en resultados.

Nuestro Desafío

Las tendencias de población recientes indican que el Perú está cerca de concluir la transición demográfica, por lo que experimentará un cambio dramático en la estructura por edades de su población (pasando de un proceso de bono demográfico, donde existe una mayor población joven en edad productiva, a un proceso más marcado por el envejecimiento poblacional). Con ello, cambian las demandas y necesidades sociales asociados a distintos grupos de edad, y consecuentemente surgen múltiples retos y oportunidades para su desarrollo que requieren atención en la planificación de las políticas y programas sociales.

Resultado estratégico relacionado del IX Programa de País del UNFPA y el Estado peruano: Incrementa la disponibilidad de evidencia sobre dinámicas de población para las políticas públicas.

Censos y data desagregada:

El censo de población es el pilar del sistema estadístico nacional y es una condición indispensable para garantizar el conocimiento y atención de las necesidades de la población. La incorporación de la variable étnica en el Censo del Perú 2017 permitirá tener un registro y una caracterización de los distintos grupos étnicos, incluyendo los pueblos indígenas y afrodescendientes. De este modo, se dispondrán de nuevas evidencias para tomar mejores decisiones en política pública y promover políticas de desarrollo inclusivas para el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

La data obtenida por el Censo 2017 contribuirá a una mejor asignación de recursos públicos, generar nuevos mapas de pobreza, identificar nuevas poblaciones vulnerables, conocer los cambios en condiciones vida de las personas, y actualizar las proyecciones de población por sexos y edades, y a nivel de distritos, provincias, departamentos y país al año 2050, entre otros beneficios.

Han incrementado las estadísticas desagregadas por género y se encuentran más accesibles para informar el diálogo político. Por primera vez, el Perú ha estimado la contribución del trabajo doméstico no remunerado a las cuentas nacionales (20.4% del PBI, dos tercios de los cuales son provistos por las mujeres), basado en la Encuesta Nacional de Uso del Tiempo.

Bono demográfico:

El bono demográfico es el período en el cual la proporción de personas en edad productiva es mayor que la proporción de personas dependientes (o en edad inactiva), lo cual aumenta las posibilidades de mejorar las condiciones de ahorro e inversión para el crecimiento económico. 3 de cada 10 peruanos son adolescentes y jóvenes, más de 8 millones en total. Ellos comprenden una gran fuerza creativa y productiva que puede impulsar el desarrollo del país.

Envejecimiento:

El envejecimiento poblacional es un proceso por el que viene pasando el Perú, originado en la caída de la fecundidad, la decreciente cantidad de nacimientos y en que las personas viven ahora más años. La población adulta mayor (mayores de 60 años) en el Perú sobrepasa los 3 millones de personas (alrededor del 10% de la población). En el 2050 se proyecta que serán 8.7 millones (alrededor del 20% de la población).

4 de cada 10 hogares peruanos tiene al menos una persona adulta mayor (mayor de 60 años). 6 de cada 10 personas adultas mayores son jefes/as de hogar. La contribución no monetaria de estas personas dinamiza la economía familiar, contribuyendo al bienestar del hogar y de las comunidades.

Sin embargo, aún la pobreza y la desprotección social afecta a una gran proporción de esta población. Para que los y las jóvenes de hoy, lleguen a ser adultos mayores con bienestar se requiere desde ahora políticas públicas en salud, cuidados, empleo y protección social.

La Oportunidad

Generar y utilizar datos sociodemográficos confiables y oportunos es crucial para poder entender y atender las necesidades específicas de los diversos grupos de población a través de políticas públicas y programas pertinentes basados en el enfoque de derechos humanos.

Nuestra Estrategia

Buscamos que el diseño, la implementación y la evaluación de planes, políticas y programas se sustenten en evidencia científica sobre los cambios demográficos. Visibilizamos las oportunidades y desafíos de fenómenos como el bono demográfico, el envejecimiento poblacional, el comportamiento de las muertes maternas y la persistencia del embarazo adolescente, entre otros.