Jóvenes

Escolares de Pucallpa

Adolescentes y Jóvenes que realizan todo su potencial

3 de cada 10 peruanos son adolescentes y jóvenes (entre los 15 y los 29 años), más de 8 millones en total. Ellos son una fuerza creativa y transformadora que tiene un enorme potencial para impulsar el desarrollo económico y social del país y contribuir a reducir la pobreza y la desigualdad. Para asegurar su bienestar y capitalizar este valioso recurso, es fundamental garantizarles las oportunidades y las herramientas necesarias para que desarrollen todo su potencial.

Adolescentes y Jóvenes que realizan todo su potencial

3 de cada 10 peruanos son adolescentes y jóvenes (entre los 15 y los 29 años), más de 8 millones en total. Ellos son una fuerza creativa y transformadora que tiene un enorme potencial para impulsar el desarrollo económico y social del país y contribuir a reducir la pobreza y la desigualdad. Para asegurar su bienestar y capitalizar este valioso recurso, es fundamental garantizarles las oportunidades y las herramientas necesarias para que desarrollen todo su potencial.

Nuestro Desafío

Esto supone asegurar que permanezcan en la escuela y que reciban una educación de calidad que incluya los aspectos relacionados con el desarrollo personal y la sexualidad, facilitar su acceso a información y servicios de salud sexual y reproductiva cuando los necesiten para prevenir embarazos no planeados e infecciones de transmisión sexual incluido el VIH, garantizar entornos libres de violencia y apoyarlos para que logren una trayectoria exitosa a la vida adulta.

Resultado estratégico relacionado del IX Programa de País del UNFPA y el Estado peruano: Leyes, políticas y programas abordan la salud y los derechos sexuales y reproductivos de adolescentes y jóvenes.

Pobreza:

En los últimos quince años, la pobreza monetaria extrema se ha reducido a menos de la mitad en la población adolescente y joven entre los 15 y 29 años, al igual que en todos los otros grupos de edad. Sin embargo, 1 de cada 5 jóvenes aún es pobre.
Existe una mayor proporción de adolescentes y jóvenes mujeres que experimenta pobreza monetaria en comparación con sus pares hombres. Por lugar de residencia, son las y los jóvenes de las zonas rurales quienes presentan los niveles más altos de pobreza, especialmente los adolescentes entre los 15 y los 19 años (SENAJU, UNFPA 2016)

Salud sexual y reproductiva:

En el Perú, el inicio de la vida sexual es cada vez más temprano y 15 de cada 100 adolescentes son madres o han estado embarazadas. A nivel nacional, una de cada 14 mujeres ha iniciado su vida sexual antes de los 15 años; y en la Selva, una de cada cinco (estimaciones del UNFPA en base a la ENDES). 7 de cada 10 mujeres jóvenes peruanas (67%) no utilizan preservativo en sus relaciones sexuales ocasionales. Entre las adolescentes, existe un 44% que no ha escuchado hablar y desconoce los síntomas de las ITS (SENAJU, UNFPA 2016).

Sin embargo, el acceso de las y los adolescentes y jóvenes a servicios de salud sexual y reproductiva, que incluyan información y métodos anticonceptivos para quienes lo requieran, es aún limitado. Ello incrementa el riesgo de esta población a contraer infecciones de transmisión sexual y a embarazos tempranos no planificados.

Embarazo en adolescentes:

El embarazo y la maternidad durante la adolescencia limitan las oportunidades de desarrollo de miles de adolescentes peruanas. Acarrea un mayor riesgo para su salud y vida, disminuye sus posibilidades para continuar con su educación, afecta su potencial para obtener un empleo bien remunerado y puede atraparlas en una vida pobreza y exclusión.

15% de las adolescentes peruanas de 15 a 19 años están o han estado embarazadas (INEI 2016). Las más vulnerables son aquellas que viven en condiciones de pobreza, tienen bajos niveles de escolaridad, habitan en comunidades rurales, en la Selva o hablan una lengua indígena. El embarazo adolescente en esos grupos oscila entre el 20 y el 38%. Es decir, en algunas zonas del país, 1 de cada 4 adolescentes es madre.

Maternidad en niñas adolescentes:

El embarazo supone un riesgo mayor para las niñas adolescentes debido a no están física, emocional y psicológicamente preparadas para la maternidad, y pueden presentar complicaciones en su salud que incluso pueden acabar con su vida o la del recién nacido.

Cada día, 4 adolescentes peruanas menores de 15 años se convierten en madre (INEI, MIMP y UNFPA 2016). Los mayores registros de madres menores de 15 años ocurren en la Selva y en los departamentos de la Costa norte del Perú. En la gran mayoría de los casos, las parejas fueron hombres mayores de edad.

Esta realidad responde a factores relacionados con la falta de oportunidades y baja autoestima, así como situaciones de abuso, coerción y violencia. Por ello, es fundamental visibilizar la situación de las niñas adolescentes y garantizarles información, servicios y apoyo oportunos.

Educación:

El Perú cuenta hoy con la generación más numerosa y capacitada de jóvenes de su historia. Esta población presenta las tasas de analfabetismo más bajas (1%). En los últimos cinco años, ha habido un incremento su asistencia a la educación secundaria y a la educación superior, tendencia más acentuada en el caso de las mujeres (SENAJU, UNFPA 2016).

No obstante, una cuarta parte de adolescentes de 15 y 16 años no asiste a educación secundaria y la asistencia a la educación superior continúa siendo muy baja. Más aún, el 17% de los jóvenes entre los 15 y los 19 años no trabajan ni estudian, la mayoría son mujeres (INEI 2016).

Educación sexual integral

Una educación de calidad que prepare a los/as niños/as y adolescentes para la vida es una condición necesaria para eliminar la pobreza, reducir las desigualdades y lograr mayor inclusión social. Ésta requiere integrar el aprendizaje de competencias y habilidades que permitan a los/as estudiantes tomar decisiones responsables en relación sobre su sexualidad, de manera que puedan prevenir situaciones que ponen en riesgo su futuro, como enfermedades, violencia y  embarazos a temprana edad.

9 de cada 10 personas mayores de edad, y una proporción similar de estudiantes, desean que se imparta una educación sexual integral en las escuelas peruanas (UNFPA y Unesco 2016). Frente a esta necesidad, el avance ha sido dispar y en muchas escuelas, aún no se abordan estos temas. No obstante, el nuevo Currículo Nacional, aprobado en 2016, incluye entre los 11 aprendizajes que cada escolar debe desarrollar al culminar la escuela, aquellos relacionados con la educación sexual integral.

Violencia:

El potencial de los y las jóvenes peruanas muchas veces se ve menoscabado por la falta de oportunidades y las situaciones de violencia. 7 de cada 10 mujeres entre los 15 y 29 años han sufrido violencia psicológica, física o sexual (INEI 2016). Menos de la mitad de las víctimas buscó ayuda en alguna persona cercana y menos de la cuarta parte acudió a una institución, proporción que disminuye sustantivamente entre las adolescentes más jóvenes.

Según estadísticas del Observatorio de Criminalidad del Ministerio Público, el mayor número de víctimas de feminicidios registradas son mujeres jóvenes y adolescentes, asesinadas en la gran  mayoría de casos por alguna pareja, ex pareja o familiar cercano.

Participación:

Cuando jóvenes y adolescentes expresan sus ideas y participan activamente en los diversos ámbitos de sus vidas, ejercen su ciudadanía y se preparan para ser agentes de cambio. En los últimos años se ha fortalecido el liderazgo y la participación juvenil en la promoción de sus derechos humanos mediante plataformas de incidencia y coordinación política que les han permitido colocar en la agenda pública sus prioridades. A pesar de estos avances, persiste el desafío de profundizarlos y consolidarlos.

En las últimas elecciones regionales y distritales, más de la cuarta parte de candidatos fueron jóvenes (por encima del requisito legal del 20%, conocido como Cuota Joven). En contraste, sólo 6% de las autoridades y funcionarios electos en las mismas elecciones fueron jóvenes, y entre los candidatos indígenas o de pueblos originarios, sólo alcanzaron un puesto el 2% (SENAJU, UNFPA 2016).

La Oportunidad

Esta es la generación más numerosa, instruida e interconectada de adolescentes y jóvenes de la historia del Perú. Invertir en ella hoy es una oportunidad única para asegurar el capital humano necesario para sostener el desarrollo y el crecimiento económico que ha venido logrando el país.

El Perú actualmente atraviesa por una transición demográfica, caracterizada por una mayor proporción de población en edades productivas, frente a la proporción de población dependiente (menores de 15 años y adultos mayores). Esa etapa, denominada “bono demográfico”, favorece que la sociedad tenga mayores oportunidades para generar recursos y dinamizar su desarrollo, impulsado por la producción, ahorro e inversión de esta población. 

No obstante, exige también mayores inversiones y preparación para enfrentar tanto las crecientes demandas actuales de inversión en la juventud, como las demandas emergentes para atender las necesidades de la población adulta mayor que continuará aumentando.

Nuestra Estrategia

El UNFPA, como la agencia líder del sistema de Naciones Unidas en los temas de adolescencia y juventud, contribuye a ampliar el acceso de jóvenes y adolescentes a servicios de salud sexual y reproductiva enfocados en sus necesidades, a educación sexual integral y a información y métodos anticonceptivos para quienes lo requieran.

Para ello, fortalece las capacidades y el desarrollo de habilidades de los y las jóvenes y adolescentes para que tengan una participación significativa en la vida pública, una voz fuerte en la discusión de los temas que afectan su bienestar y desarrollo integral, y para que contribuyan desde sus distintas visiones y perspectivas al desarrollo del país. Además, busca impulsar, mediante la incidencia técnica y política, la inversión en las oportunidades que permitan a adolescentes y jóvenes desarrollar los conocimientos, competencias y resiliencia necesarias para una vida saludable, productiva y plena.