Igualdad de género y derechos humanos

Igualdad de género

Mujeres que viven libres de violencia

La violencia contra la mujer tiene múltiples expresiones y no distingue etnia, procedencia o condición socio-económica. Afecta la salud y los derechos de las mujeres, y tiene un efecto pernicioso para la convivencia de las personas y el progreso de las sociedades.

Mujeres que viven libres de violencia

La violencia contra la mujer tiene múltiples expresiones y no distingue etnia, procedencia o condición socio-económica. Afecta la salud y los derechos de las mujeres, y tiene un efecto pernicioso para la convivencia de las personas y el progreso de las sociedades.

El Perú es uno de los países con mayor número de feminicidios* en América Latina y El Caribe (CEPAL 2017). 7 de cada 10 mujeres peruanas han sido víctimas de violencia física, sexual o psicológica por parte de sus parejas (INEI 2016).
La erradicación de la violencia contra la mujer es una condición esencial para su empoderamiento y el disfrute de sus derechos humanos. Es una medida fundamental además para que la sociedad progrese y el país pueda capitalizar el potencial de más de 15 millones de mujeres peruanas.

*El feminicidio es definido como el asesinato de una mujer motivada por algún tipo de discriminación por ser mujer.

Nuestro Desafío

En los últimos años, el Perú ha dado importantes avances institucionales, legislativos y normativos que han mejorado la provisión de servicios y el acceso a medidas de protección y justicia. Sin embargo, revertir esta situación y asegurar el derecho de toda mujer a una vida libre de violencia supone promover profundos cambios en las normas sociales y culturales que consienten la violencia basada en género, así como fortalecer la atención multisectorial a las víctimas y las capacidades de las instituciones que trabajan en la promoción y protección de sus derechos, entre otras medidas.

Resultado estratégico relacionado del IX Programa de País del UNFPA y el Estado peruano: Capacidades nacionales fortalecidas para avanzar los derechos sexuales y reproductivos y combatir la violencia sexual.

Violencia contra las mujeres:

7 de cada 10 mujeres han sido víctimas de algún tipo de violencia por parte de sus parejas, por lo menos una vez en sus vidas, 12% en los últimos 12 meses. 64% de las mujeres alguna vez unidas manifestaron ser víctimas de violencia psicológica por parte del esposo o compañero.
Existen cerca de 12,000 presos en los penales del Perú por abusos sexuales. Más del 60% de sus víctimas son menores de edad (INPE 2016).

Violencia sexual contra las mujeres:

7 de cada 100 mujeres ha sido víctima de violencia sexual por parte de sus parejas alguna vez en su vida, mientras que alrededor del 4 de cada 100  fue agredida sexualmente en los últimos doce meses (INEI 2016).

Feminicidio:

722 víctimas de feminicidio fueron registradas entre 2009 y 2015 (INEI 2016b).
6 de cada 10 feminicidios sucedieron en el hogar de la víctima. En la misma proporción de casos, la víctima tenía hijos/as menores de edad. En 9 de cada 10 casos, los agresores responsabilizaron la víctima y en 8 de cada 10, la víctima había sido amenazada previamente (Defensoría del Pueblo 2016).

La Oportunidad

Asegurar que todas las mujeres disfruten de una vida sin violencia y con respeto a sus derechos favorece que puedan realizarse personalmente, darle mayor bienestar a sus familias, disfrutar plenamente la vida en pareja y en la sociedad, ejercer una ciudadanía plena y contribuir al desarrollo equitativo y justo de sus comunidades y del país.

Actualmente, la reducción de la fecundidad y el cambio en el tamaño y la composición de las familias en el Perú pueden acarrear un importante beneficio económico y social para el país (conocido como el bono de género). Para materializar esta posibilidad, es indispensable erradicar la violencia contra las mujeres (y toda forma de discriminación que les afecte), favorecer su empoderamiento y su participación en la actividad económica.

Nuestra Estrategia

El UNFPA contribuye al logro de una mayor igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, a partir de la prevención y atención de la violencia hacia la mujer -particularmente de la violencia sexual- y de la defensa de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres.

Además, apoyamos iniciativas que buscan incentivar el involucramiento de los varones en los roles de cuidado en el hogar y en las tareas domésticas, así como en la búsqueda de la equidad entre hombres y mujeres en todos los ámbitos.