Noticias

Establecimientos de salud de Piura requieren reforzar servicios básicos de medicina, salud sexual y reproductiva, y salud mental

25 Abril 2017

La Representante del UNFPA Perú y la Ministra de Salud visitaron albergues y centros de salud en las zonas afectadas por el Fenómeno del Niño Costero en Piura.

 “Aquí se atienden diariamente alrededor de 120 personas. La mayoría son desplazadas por las lluvias e inundaciones”, comentó el técnico de segunda, Nestor Bernardo Cóngora, responsable de la farmacia en el hospital de campaña de las Fuerzas Armadas que se ha establecido a la entrada del refugio temporal del cacerío San Pablo. Sólo este refugio acoge a alrededor de 400 familias desplazadas de distintas zonas afectadas por la emergencia en Piura.

Esta situación, se repite en otros albergues, donde voluntarios, entidades públicas y organizaciones humanitarias han logrado complementar a los establecimientos de salud para atender a la población. Sin embargo, la creciente demanda originada en los servicios próximos a los albergues exige mayores capacidades y recursos para proteger la salud de la población, incluida su salud reproductiva.

Así lo sostuvo la Ministra de Salud, Patricia García la última semana durante su visita a establecimientos de salud y refugios en Piura. Una delegación del UNFPA Perú acompañó a la ministra con el objetivo de identificar necesidades urgentes de atención en salud reproductiva y conocer la capacidad de respuesta de los servicios de atención.

Mayores recursos son necesarios para atender a mujeres gestantes y madres

“Los centros de salud no cuentan con material completo para atender partos y complicaciones obstétricas. Tampoco cuentan muchas veces con combustible o choferes para realizar traslados en emergencias”, señaló Elena Zúñiga, Representante del UNFPA Perú.

Ello podría poner en riesgo la salud y la vida de las mujeres gestantes de darse alguna complicación durante el embarazo o el parto. Frente a este escenario, los establecimientos de salud hacen lo posible por atender la demanda de atención en salud reproductiva.

“Con la llegada de nuestros hermanos damnificados, nuestra población se ha duplicado y nuestra posta es demasiado pequeña”, explicó Magdalena Cruz, ex secretaria del Comité Local de Administración de Salud (CLAS) de Catacaos. “Por eso, solicitamos a las autoridades que nos implementen nuestra posta y que se amplíe para poder atender a nuestros compañeros”.

“En el albergue, hay mujeres gestantes y por la zona se presentan casos de embarazo en adolescentes. Ahora hay mayor demanda por el desastre y usualmente no hay un médico”, explicó Diana Reyes, enfermera del centro de salud de San Pablo. La magnitud del embarazo en adolescentes en Piura es corroborada por personal de salud en el Caserío San Pablo, quienes indican que aún es necesario fortalecer las actividades de prevención.

Las circunstancias de estrés, las necesidades de afecto y el hacinamiento son algunos elementos comunes en situaciones de emergencia que se asocian al incremento de comportamientos sexuales de riesgo que pueden conducir a embarazos a temprana edad o no planificados, además de infecciones de transmisión sexual (ITS).

Esas circunstancias podrían estarse presentando en los refugios y zonas afectadas por la emergencia.  “El problema que más se incrementa después de una emergencia son los embarazos no planificados”, indicó la Ministra García durante su visita al refugio temporal establecido en el caserío San Pablo.

La respuesta del UNFPA

El UNFPA Perú ha donado 392  unidades de 12 diferentes kits de salud sexual y reproductiva para los 3  niveles de atención de salud (establecimientos comunitarios, de referencia y hospitales) que serán distribuidos en 8  departamentos afectados por el FEN 2017. Asimismo, capacitará a personal de salud para que puedan utilizarlos de manera adecuada y, de ser necesario, apoyará a la extensión de los servicios de salud en Piura.